sábado, 9 de marzo de 2013

NASA: Antarctic Ice North of the Weddell Sea - 9.03.13

Antarctic Ice North of the Weddell Sea
acquired February 22, 2013 download large image (5 MB, JPEG, 7200x5600)
acquired February 22, 2013 download GeoTIFF file (53 MB, TIFF)
January and February 2013 brought some unusual ice behavior in the Weddell Sea, east of the Antarctic Peninsula, as sea ice pushed northward toward warmer latitudes. On February 5, 2013, the National Snow and Ice Data Center (NSIDC) reported that the ice edge was roughly 200 to 300 kilometers (100 to 200 miles) north of what is normal for this time of year.
Ice lingered north of the Weddell Sea on February 22, 2013, when the Moderate Resolution Imaging Spectroradiometer (MODIS) on NASA’s Terra satellite acquired this natural-color image. This image has been rotated so that north is toward the upper right. The coastline of the Antarctic Peninsula appears as a gray line. Just off the thin peninsula is the Larsen C ice shelf; beyond that there is sea ice.
Walt Meier, a scientist at NSIDC, noted both the unusual location and the unusual condition of sea ice. Just off the edge of the Larsen C Ice Shelf, ice in the Weddell Sea appeared closely packed, with few areas of open water. “Compared to the ice in the Weddell Sea proper, sea ice in the north is very diffuse, broken up, and thin,” Meier observed. But at this time of year, the region north of the Weddell Sea typically has little or no ice at all. So even though the ice north of the Weddell Sea is thin, it’s more ice than normally occurs.
Winds played a crucial role in driving the ice northward. NSIDC attributed the unusual pattern to “persistent high pressure in the region west of the Weddell Sea, across the Antarctic Peninsula to the Bellingshausen Sea.” (See this map of Antarctica for more information.) NSIDC explained that the high-pressure caused winds to blow from south to north on the east side of the Antarctic Peninsula. These winds not only pushed ice toward the middle latitudes; it also carried cold air northward. The frigid air impeded surface melting of the sea ice, keeping it frozen as it moved north.
Compared to sea ice in the Arctic, Antarctic sea ice generally shows greater variability. Unlike Arctic sea ice, which is confined to an ocean basin and surrounded by land, Antarctic sea ice fringes a continent. It has more room to grow in the winter and melts more completely in the summer. Moreover, Antarctic ice is subject to a wider range of influences from land, the atmosphere, and the ocean.
  1. Related Resources

  2. Arctic Sea Ice News and Analysis. (2013, February 5) A wintry mix from a dynamic cryosphere. NSIDC.
  3. Leitzell, K. (2012, January 11) Sea ice down under: Antarctic ice and climate. NSIDC.
  4. NSIDC. Sea ice index. Accessed February 28, 2013.
  5. Scott, M. (2009, April 20) Sea ice. Earth Observatory.
NASA image by Jeff Schmaltz, LANCE/EOSDIS Rapid Response, and Jesse Allen. Caption by Michon Scott.
Instrument: 
Terra - MODIS

Music: Orquesta de la luz (Caribbean Music - Son . Salsa) - Japan - Tu eres el hombre - El me ama. yo le amo - Flores y Tambores - Soy Esa Mujer - Lyrics





video
Tú eres el hombre

Tú, me vuelves a extrañar
Y luego a navegar
Por dentro de mi cuerpo
Yo quiero más.
Tú, que sabes encontrar
Y dar con el lugar
Donde yo siento tus manos, tu pelo
Me enredo en tus besos
Me ahoga tu peso, me excita el deseo
Creas una gran ansiedad.

Tú eres el hombre que enciende mi llama
Tú eres la llave de mis madrugadas
De tanto quererte me quedo con ganas
Yo quiero sentirte amor de mi cama.

Tú eres el hombre que amo en silencio
Tú eres la fuerza que calma mi aliento
Que muerde mi carne con uñas y dientes
Y yo nada soy sin tu piel tan caliente.

Hoy, después de amanecer
Mi boca vuelve a arder
Me entrego al darte un beso
Yo quiero más.
Tú, me logras dominar
Y luego a conquistar
Donde yo siento tus manos, tu pelo
Me enredo en tus besos
Me ahoga tu peso, me excita el deseo
Creas una gran ansiedad.

Tú eres el hombre que enciende mi llama
Tú eres la llave de mis madrugadas
De tanto quererte me quedo con ganas
Yo quiero sentirte amor de mi cama.

Tú eres el hombre que amo en silencio
Tú eres la fuerza que calma mi aliento
Que muerde mi carne con uñas y dientes
Y yo nada soy sin tu piel tan caliente.
   
Fuente: musica.com


video
  El me ama, yo le amo

Un silencio que perdura una eternidad,
un camino sin salida es la realidad,
tu mirada es pregunta, qué contestaré,
aunque calle porque temes mi respuesta cruel.

Ceo yo que ha llegado el momento porque ya lo decidí,
que me marcho con él a su lado, no puedo seguir yo aquí,
ya no soy feliz.

Él me ama y yo le amo, y esa es la razón,
aunque duela y haga daño, ya lo nuestro terminó,
él conserva aquella magia, que en mí se perdió,
estoy libre nuevamente, y es por eso que me voy.

He intentado soluciones que jamás logré,
él ha roto mi equilibrio, debes comprender,
tu mirada es pregunta, qué contestaré,
aunque que calle porque temes mi respuesta cruel.

Ceo yo que ha llegado el momento porque ya lo decidí,
que me marcho con él a su lado, no puedo seguir yo aquí,
ya no soy feliz.

Él me ama y yo le amo, y esa es la razón,
aunque duela y haga daño, ya lo nuestro terminó,
él conserva aquella magia que en mí se perdió,
estoy libre nuevamente, y es por eso que me voy.

Él me ama y yo le amo, y esa es la razón,
aunque duela y haga daño, ya lo nuestro terminó.
   
Fuente: musica.com

video
Flores y Tambores


video
Soy Esa Mujer

Soy esa mujer, que lleva el corazón herido,
Soy esa mujer que por tu amor mucho ha sufrido.
No se que más puedo hacer para tenerte aquí conmigo
Te necesito junto a mi no dejo de extrañarte.

ven que te espero ven,
yo te quiero ven,
mi amor sufre por ti
te pido ven.
te suplico ven
necesito vaciar de ti,
todo este amor verdadero

sufro en la noche en silencio sabiendo que no estas aqui
y yo esperando por ti
me vuelvo loca

Y cierro en mis ojos en sueños te veo, me siento feliz
y luego al despertar no estas aqui.

Soy esa mujer, que lleva el corazón herido,
Soy esa mujer que por tu amor mucho ha sufrido.
No sé que más puedo hacer para tenerte aquí conmigo
Te necesito junto a mi no dejo de extrañarte.

Esa mujer que te lleva
esa mujer que te espera

no se que mas puedo hacer para tenerte aqui conmigo
te suplico

Esa mujer que te lleva
esa mujer que te espera

ven que te espero
ven que te quiero, compañero mio

Esa mujer que te lleva
esa mujer que te espera

sufro la noche en silecio sabiendo que no estas aqui
espero por ti

Esa mujer que te lleva
esa mujer que te espera

que lleva el corazón que por tu amor mucho ha sufrido
por tu amor


De la luz!
waooo!

(Ella está sufriendo
esa mujer está llorando)

Esa mujer soy yo que lleva el corazon herido

(ella está sufriendo,
esa mujer está llorando)

Ven que te espero
ven que te quiero, te adoro.

(ella sufre)
si yo sufro
(y llora)
estoy llorando
(ella sufre)
no me explico (y llora)
lo que pasa conmigo (ella sufre)

yo soy esa (y llora) de pies a cabeza (ella sufre)

te quiero y soy (y llora) esa mujer esa mujer esa mujer...


Music: Orquesta de la luz (Caribbean Music - Son . Salsa) - Japan - Tu eres el hombre - El me ama. yo le amo - Flores y Tambores - Soy Esa Mujer - Lyrics


LINKS

Watch also

Painter: Edouard-Henri Avril - Illustrations to De Figuris Veneris - Part 2 - Bio Data


Plate VII, Hadrian and Antinous in Egypt

 
Plate XVII, Zoophilia
Pensamiento Nazi, la zoofilia la ilustra con un árabe
Thought Nazi, zoophilia is illustrated with an Arab
Ricardo Marcenaro
 
Plate XI, Male masturbation

 
Plate XVIII, Rear-entry position

 
Rear-entry position

 
Sappho

 
Socrates and Alcibiades

 
Standing sex position

 
Woman-on-top position 

 
Woman-on-top position 


Painter: Edouard-Henri Avril - Illustrations to De Figuris Veneris - Part 2 - Bio Data






Prosa: Alejandra Pizarnik - La Condesa Sangrienta - Parte 5 - Castillo de Csejthe - Medidas severas - Links




CASTILLO DE CSEJTHE

Le chemin de rocs est semé de cris sombres
P.J. JOUVE


Castillo de piedras grises, escasas ventanas, torres cuadradas, laberintos subterráneos, castillo emplazado en la colina de rocas, de hierbas ralas y secas, de bosques con fieras blancas en invierno y oscuras en verano, castillo que Erzébet Báthory amaba por su funesta soledad de muros que ahogaban todo grito.

El aposento de la condesa, frío y mal alumbrado por una lámpara de aceite de jazmín, olía a sangre así como el subsuelo a cadáver. De haberlo querido, hubiera podido realizar su "gran obra" a la luz del día y diezmar muchachas al sol, pero le fascinaban las tinieblas del laberinto que tan bien se acordaban a su terrible erotismo, de nieve y de murallas. Amaba el laberinto, que significa el lugar típico donde tenemos miedo; el viscoso, el inseguro espacio de la desprotección y del extraviarse.

¿Qué hacía de sus días y de sus noches en la soledad de Csejthe? Sabemos algo de sus noches. En cuanto a sus días, la bellísima condesa no se separaba de sus dos viejas sirvientas, dos escapadas de alguna obra de Goya: las sucias, malolientes, increíblemente feas y perversas Dorkó y Jó Ilona. Éstas intentaban divertirla hasta con historias domésticas que ella no entendía, si bien necesitaba de ese continuo y deleznable rumor. Otra manera de matar el tiempo consistía en contemplar sus joyas, mirarse en su famoso espejo y cambiarse quince trajes por día.

Dueña de un gran sentido práctico, se preocupaba de que las prisiones del subsuelo estuvieran siempre bien abastecidas; pensaba en el porvenir de sus hijos –que siempre residieron lejos de ella; administraba sus bienes con inteligencia y se ocupaba, en fin, de todos los pequeños detalles que rigen el orden profano de los días.




MEDIDAS SEVERAS

...la loi, froide par elle-même, ne saurait
être accesible aux passions qui peuvent
légitimer la cruelle action du meurte.
SADE


Durante seis años la condesa asesinó impunemente. En el transcurso de esos años, no habían cesado de correr los más tristes rumores a su respecto. Pero el nombre Báthory, no sólo ilustre sino activamente protegido por los Habsburgo, atemorizaba a los probables denunciadores. Hacia 1610 el rey tenía los más siniestros informes -- acompañados de pruebas-- acerca de la condesa. Después de largas vacilaciones, decidió tomar severas medidas. Encargó al poderoso palatino Thurzó que indagara los luctuosos hechos de Csejthe y castigase a la culpable. En compañía de sus hombres armados, Thurzó llegó al castillo sin anunciarse. En el subsuelo, desordenado por la sangrienta ceremonia de la noche anterior, encontró un bello cadáver mutilado y dos niñas en agonía. No es esto todo. Aspiró el olor a cadáver; miró los muros ensangrentados; vio la "Virgen de Hierro", la jaula, los instrumentos de tortura, las vasijas con sangre reseca, las celdas --y en una de ellas a un grupo de muchachas que aguardaban su turno para morir y que le dijeron que después de muchos días de ayuno les habían servido una cierta carne asada que había pertenecido a los hermosos cuerpos de sus compañeras muertas... La condesa, sin negar las acusaciones de Thurzó, declaró que todo aquello era su derecho de mujer noble y de alto rango. A lo que respondió el palatino:... te condeno a prisión perpetua dentro de tu castillo.

Desde su corazón, Thurzó se diría que había que decapitar a la condesa, pero un castigo tan ejemplar hubiese podido suscitar la reprobación no sólo respecto a los Báthory sino a los nobles en general. Mientras tanto, en el aposento de la condesa, fue hallado un cuadernillo cubierto por su letra con los nombres y las señas particulares de sus víctimas que allí sumaban 610...

En cuanto a los secuaces de Erzébet, se los procesó, confesaron hechos increíbles, y murieron en la hoguera. La prisión subía en torno suyo. Se muraron las puertas y las ventanas de su aposento. En una pared fue practicada una ínfima ventanilla por donde poder pasarle los alimentos.

Y cuando todo estuvo terminado erigieron cuatro patíbulos en los ángulos del castillo para señalar que allí vivía una condenada a muerte. Así vivió más de tres años, casi muerta de frío y de hambre. Nunca comprendió por qué la condenaron. El 21 de agosto de 1614, un cronista de la época escribía: Murió hacia el anochecer, abandonada de todos. Ella no sintió miedo, no tembló nunca. Entonces, ninguna compasión ni admiración por ella. Sólo un quedar en suspenso en el exceso del horror, una fascinación por un vestido blanco que se vuelve rojo, por la idea de un absoluto desgarramiento, por la evocación de un silencio constelado de gritos en donde todo es la imagen de una belleza inaceptable. Como Sade en sus escritos, como Gilles de Rais en sus crímenes, la condesa Báthory alcanzó, más allá de todo límite, el último fondo del desenfreno. Ella es una prueba más de que la libertad absoluta de la criatura humana es horrible.




Prosa: Alejandra Pizarnik - La Condesa Sangrienta - Parte 5 - Castillo de Csejthe - Medidas severas - Links  

El Árbol de Diana – Poesía: