miércoles, 3 de abril de 2013

NASA: Warm Arctic - Chilly Mid-Latitudes - 03.04.13

Warm Arctic, Chilly Mid-Latitudes
Color bar for Warm Arctic, Chilly Mid-Latitudes
acquired March 14 - 20, 2013 download large image (4 MB, JPEG, 7200x3600)
Warm Arctic, Chilly Mid-Latitudes
acquired January 1 - April 1, 2013
While a high-pressure weather system brought warmer than normal temperatures to Greenland and northern Canada in March 2013, much of North America, Europe, and Asia shivered through weeks of unseasonably cool temperatures. The contrasting temperatures are no coincidence: the same unusual pressure pattern in the upper atmosphere caused both events.
Atmospheric pressure patterns are constantly in flux, as air masses of differing temperatures and densities move around the skies. One key measure of pressure that meteorologists track closely is known as the Arctic Oscillation (AO) index, the difference in relative pressure between the Arctic and the mid-latitudes. Changes in the AO have can major impacts on weather patterns around the world.
When the AO index is in its “positive” phase, air pressure over the Arctic is low, pressure over the mid-latitudes is high, and prevailing winds confine extremely cold air to the Arctic. But when the AO is in its ”negative“ phase, the pressure gradient weakens. The pressure over the Arctic is not as low and pressure at mid-latitudes is not as high. In this negative phase, the AO enables Arctic air to flow to the south and warm air to move north.
In late March, the AO dropped as low as -5.6. (See this chart published by the Washington Post’s Capital Weather Gang to see how this compares with other periods when AO values reached record-low levels).
The temperature anomaly map above, based on data from the Moderate Resolution Imaging Spectroradiometer (MODIS) on NASA’s Aqua satellite, shows how this affected temperatures in the Northern Hemisphere. The map displays land surface temperature anomalies between March 14–20, 2013, compared to the same dates from 2005 to 2012. Areas with above-average temperatures appear in red and orange, and areas with below-average temperatures appear in shades of blue. Much of Europe, Russia, and the eastern United States saw unusually cool temperatures, while Greenland and Nunavut Territory were surprisingly warm for the time of year.
Many parts of the Northern Hemisphere saw near record-breaking cool temperatures as the value of the AO fell. The United Kingdom experienced its 4th coldest March since 1962. In late-March, two-thirds of weather stations in the Czech Republic broke records. Germany saw its coldest March since 1883. And Moscow had its coldest March since the 1950s.

NASA: Warm Arctic - Chilly Mid-Latitudes - 03.04.13

Poesia: Cesare Pavese - Trabajar cansa - Tu - Vendra la muerte y tendra tus ojos - Verano - Links




Trabajar cansa

Los dos, tendidos sobre la hierba, vestidos, se miran
     a la cara
entre los tallos delgados: la mujer le muerde los
     cabellos
y después muerde la hierba. Entre la hierba, sonríe
     turbada.
Coge el hombre su mano delgada y la muerde
y se apoya en su cuerpo. Ella le echa, haciéndole dar
     tumbos.
La mitad de aquel prado queda, así, enmarañada.
La muchacha, sentada, se acicala el peinado
y no mira al compañero, tendido, con los ojos
     abiertos.

Los dos, ante una mesita, se miran a la cara
por la tarde y los transeúntes no cesan de pasar.
De vez en cuando, les distrae un color más alegre.
De vez en cuando, él piensa en el inútil día
de descanso, dilapidado en acosar a esa mujer
que es feliz al estar a su vera y mirarle a los ojos.
Si con su piel le toca la pierna, bien sabe
que mutuamente se envían miradas de sorpresa
y una sonrisa, y que la mujer es feliz. Otras mujeres
     que pasan
no le miran el rostro, pero esta noche por lo menos
se desnudarán con un hombre. O es que acaso las
     mujeres
sólo aman a quien malgasta su tiempo por nada.

Se han perseguido todo el día y la mujer tiene aún la
     mejillas
enrojecidas por el sol. En su corazón le guarda
     gratitud.
Ella recuerda un besazo rabioso intercambiado en un
     bosque,
interrumpido por un rumor de pasos, y que todavía
     le quema.
Estrecha consigo el verde ramillete -recogido de la
     roca
de una cueva- de hermoso adianto y envuelve al
     compañero
con una mirada embelesada. Él mira fijamente la
     maraña
de tallos negruzcos entre el verde tembloroso
y vuelve a asaltarle el deseo de otra maraña
-presentida en el regazo del vestido claro-
y la mujer no lo advierte. Ni siquiera la violencia
le sirve, porque la muchacha, que le ama, contiene
cada asalto con un beso y le coge las manos.
Pero esta noche, una vez la haya dejado, sabe dónde
     irá:
volverá a casa, atolondrado y derrengado,
pero saboreará por lo menos en el cuerpo saciado
la dulzura del sueño sobre el lecho desierto.
Solamente -y esta será su venganza- se imaginará
que aquel cuerpo de mujer que hará suyo
será, lujurioso y sin pudor alguno, el de ella.

Versión de Carles José i Solsora





Tú,
sonrisa moteada
sobre nieves heladas-
viento de marzo,
ballet de ramas
combadas sobre la nieve,
gimiendo y encendiendo
tus pequeños "¡oh!"-
gamo de blancos miembros,
gentil,
podría saber
todavía
la gracia deslizante
de todos tus días,
la blonda espumosa
de todos tus caminos-
se ha helado el mañana
abajo en la llanura-
tú, sonrisa moteada,
tú, risa encendida.



Vendrá la muerte y tendrá tus ojos...

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos
-esta muerte que nos acompaña
de la mañana a la noche, insomne,
sorda, como un viejo remordimiento
o un vicio absurdo-. Tus ojos
serán una vana palabra,
un grito acallado, un silencio.
Así los ves cada mañana
cuando sola sobre ti misma te inclinas
en el espejo. Oh querida esperanza,
también ese día sabremos nosotros
que eres la vida y eres la nada.
Para todos tiene la muerte una mirada.
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.
Será como abandonar un vicio,
como contemplar en el espejo
el resurgir de un rostro muerto,
como escuchar unos labios cerrados.
Mudos, descenderemos en el remolino.

Versión de Carles José i Solsora



Verano

Ha reaparecido la mujer de ojos entreabiertos
y de cuerpo concentrado, andando por la calle.
Ha mirado de frente, tendiendo la mano
en la calle inmóvil. Todo ha vuelto a resurgir.

En la luz inmóvil del día lejano
se ha quebrado el recuerdo. La mujer ha alzado
la frente sencilla y su mirada de entonces
ha reaparecido. Se ha tendido la mano hacia la mano
y el apretón angustioso era el mismo de entonces.
Todo ha recobrado colores y vida
con la mirada concentrada, con la boca entreabierta.

Ha regresado la angustia de días lejanos
cuando un inesperado e inmóvil estío
de colores y tibiezas emergía ante las miradas
de aquellos ojos sumisos. Ha regresado la angustia
que ninguna dulzura de labios abiertos
puede mitigar. Se cobija, fríamente,
en aquellos ojos, un inmóvil cielo.
Era tranquilo el recuerdo
bajo la luz sumisa del tiempo, era un dócil
moribundo para quien ya la ventana se aniebla y desaparece.
Se ha quebrado el recuerdo. El apretón angustioso
de la leve mano ha vuelto a encender los colores,
el verano y las tibiezas bajo el vívido cielo.
Pero la boca entreabierta y las miradas sumisas
no dan vida más que a un duro, inhumano silencio.

Versión de Carles José i Solsora


Poesia: Cesare Pavese - Trabajar cansa - Tu - Vendra la muerte y tendra tus ojos - Verano - Links







Español:


Italiano:

Poesia: Alberto Girri - Parafrasis - Pascal - Pero solo son pensamientos - Links



Paráfrasis

                                                                         Lc. 11, 5

Mejor vecino cerca
que hermano lejos,
para cuando, de improviso,
en tardías horas pedirle el pan
de agasajar a tus amigos,
               y te responda
como quien se libra de un importuno
y no cae en descortesía, desvergüenza,
               y aunque tuvieras
que golpearle con tesón, no dejarte
despedir, asustar desde palabras duras,
              hasta que por tus manos abiertas,
rejas alzadas ante los ojos,
se filtre esa luz de la dádiva,
tus pasos atravesando cerrojos,
reverberación de tus voces
haciendo que tiemblen los cuartos.

De no ser así, ¿lo llamarías
vecino, o siquiera medio vecino,
                 creerías en tu oportunidad,
si no escrita, insinuada por el Evangelista,
de que al contar lo recibido, panes y no piedras,
haya de haber un número mayor
que el que rogaste en préstamo?
De "Obra poética IV"



Pascal

Casi ninguna verdad,
el vacío
para sentirte seguro
contra la historia,
apóstata
por aconsejar la inconstancia,
la fatiga extrema,
la tempestad,
aunque los hombres no las amen,
por juzgarnos míseros
y tener tan alta idea de ti
que no quieres
compartir nuestras debilidades,
por ser tú mismo endeble
y admirar las moscas,
extrañas potencias
que ganan todas las batallas,
perturban el alma,
y devoran el resto,
por sustraerte al destino común
asomándote al abismo,
tu abismo, a tu izquierda,
y orar con un largo grito de terror,
por cerrarte a la caridad
mientras velas, implacable,
y exiges
que en esa Agonía
que durará hasta el fin del mundo
nadie se duerma,
por haberte ofrecido a Dios
tras anunciar que en todas partes
la naturaleza señala a un Dios perdido.

Casi ninguna verdad,
el vacío
y el morir solos
debajo de un poco de tierra.
Tuviste razón,
qué necios son estos discursos.



Pero sólo son pensamientos

Sólo los pensamientos
de quien por haber cedido a la fascinación
de idiotas de las familias, retratarlos
sin la caridad que provoca amistades,
se lo recrimina visualizándose
como algún Tolstoi chino, maestro de almas,
lo cuestionaría y reflejaría,
contrahecho, lisiado,
hombros que se levantan
por encima de su cabeza, mentón
en descenso hacia su ombligo,
dedos de más y de menos,
esforzados inclinarse de adelante atrás
remedando una actitud que propicia
la cavilación:
                           "Estoy en dificultades
porque tengo un cuerpo
y es mísero.
                       Cuando me falte,
¿qué dificultades podría tener?"

Pero sólo pensamientos
como tantos, un irse anticipando
al morir y la muerte,
a la sorpresa del miedo
de morir y la muerte,
                       como los tanteos
que en el pensamiento de Ivan Ilich
detectaba Tolstoi.

De "Obra poética IV" 








Poesia: Alberto Girri - Parafrasis - Pascal - Pero solo son pensamientos - Links 











Poesia: Leon Felipe - Aqui vino y se fue - Auschwitz - Cara o cruz

Aquí vino y se fue

Y dexas, Pastor santo, tu grey en este valle hondo... escuro...
                                                                                                     Fray Luis de León

Aquí vino...
y se fue
Vino, nos marco nuestra tarea
y se fue.

Tal vez detrás de aquella nube
hay alguien que trabaja
lo mismo que nosotros,
y tal vez
las estrellas
no son mas que ventanas encendidas
de una fábrica
donde Dios tiene que repartir
una labor también.

Aquí vino
y se fue

Vino, lleno nuestra caja de caudales
con millones de siglos y de siglos.
nos dejó unas herramientas...
y se fue.


Él, que lo sabe todo,
sabe que estando solos
sin Dioses que nos miren
trabajamos mejor.

Detrás de ti no hay nadie. Nadie,
ni un maestro, ni un amo, ni un patrón.

Pero tuyo es el tiempo. El tiempo y esa gubia
con que Dios comenzó la creación.




Auschwitz

(A todos los judíos del mundo, mis amigos, mis hermanos)

Esos poetas infernales,
Dante, Blake, Rimbaud...
Que hablen más bajo...
¡Que se callen!
Hoy
cualquier habitante de la tierra
sabe mucho más del infierno
que esos tres poetas juntos.
Ya sé que Dante toca muy bien el violín...
¡Oh, el gran virtuoso!...
Pero que no pretenda ahora
con sus tercetos maravillosos
y sus endecasílabos perfectos
asustar a ese niño judío
que está ahí, desgajado de sus padres...
Y solo.
¡Solo!
Aguardando su turno
en los hornos crematorios de Auschwitz.
Dante... tú bajaste a los infiernos
con Virgilio de la mano
(Virgilio, "gran cicerone")
y aquello vuestro de la Divina Comedia
fue un aventura divertida
de música y turismo.
Esto es otra cosa... otra cosa...
¿Cómo te explicaré?
¡Si no tienes imaginación!
Tú... no tienes imaginación,
acuérdate que en tu "Infierno"
no hay un niño siquiera...
Y ese que ves ahí...
Está solo
¡Solo! Sin cicerone...
Esperando que se abran las puertas del infierno
que tú ¡pobre florentino!
No pudiste siquiera imaginar.
Esto es otra cosa... ¿cómo te diré?
¡Mira! Este lugar donde no se puede tocar el violín.
Aquí se rompen las cuerdas de todos
los violines del mundo.
¿Me habéis entendido, poetas infernales?
Virgilio, Dante, Blake, Rimbaud...
¡Hablad más bajo!
¡Tocad más bajo!...¡Chist!...
¡¡Callaos!!
Yo también soy un gran violinista...
Y he tocado en el infierno muchas veces...
Pero ahora aquí...
Rompo mi violín... y me callo.



Cara o cruz

Filósofos,
para alumbrarnos, nosotros los poetas
quemamos hace tiempo
el azúcar de las viejas canciones con un poco de ron.
Y aún andamos colgados de la sombra.
Oíd,
gritan desde la torre sin vanos de la frente:
¿Quién soy yo?
¿He escapado de un sueño
o navego hacia un sueño?
¿Huí de la casa del Rey
o busco la casa del Rey?
¿Soy príncipe esperado
o príncipe muerto?
¿Se enrolla
o desenrolla el film?
Este túnel
¿me trae o me lleva?
¿Me aguardan los gusanos
o los ángeles?
¿Oísteis?
Es la nueva canción,
y la vieja canción...
¡nuestra pobre canción!
¿Quién soy yo?...
Mi vida está en el aire dando vueltas.

¡Miradla, filósofos, como una moneda que decide!
¿Cara o cruz?...

¡Cruz!
Perdí... Filósofos, perdí.

Yo no soy nadie.
Un hombre con un grito de estopa en la garganta y una gota de asfalto en la retina.
Yo no soy nadie.
Y no obstante, estas manos, mis antenas de hormiga,
     han ayudado a clavar la lanza en el costado del mundo
     y detrás de la lupa de la luna hay un ojo que me ve
     como a un microbio royendo el corazón de la Tierra.
Tengo ya cien mil años y hasta ahora no he encontrado otro mástil de más fuerte
    que el silencio y la sombra donde colgar mi orgullo;
    tengo ya cien mil años y mi nombre en el cielo se escribe con lápiz.

El agua, por ejemplo, es más noble que yo.
Por eso las estrellas se duermen en el mar
y mi frente romántica es áspera y opaca.
Detrás de mi frente -filósofos, escuchad esto bien-,
detrás de mi frente hay un viejo dragón :
el sapo negro que saltó de la primera charca del mundo y está aquí, aquí, aquí...
agazapado en mis sesos, sin dejarme ver el Amor y la Justicia.

Yo no soy nadie, nadie.
Un hombre con un grito de estopa en la garganta y una gota de asfalto en la retina...
Yo no soy nadie, filósofos...
Y éste es el solo parentesco que tengo con vosotros.



Poesia: Leon Felipe - Aqui vino y se fue - Auschwitz - Cara o cruz






Painter: Rembrandt. Harmenszoon van Rijn. 1606-1669. Part 7 - Links to Parts 1-6

 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1638 Joseph Racontant Ses Songes,louvre


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1638 Samson Le Mariage Et L Enigme, Dresde


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1640 Cornelis Claez Anslo, London


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1640 La Visitation, Detroit


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1640 Le Predicateur Menonite Cornelis,berlin


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1642 David Et Jonathan,st Petersbourg


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1640 Le Predicateur Menonite Cornelis,louvre


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1644 Le Christ Et La Femme Adultere, Londres Ng


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1645 La Sainte Famille Avec Anges, St Petersbourg


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1645 Le Songe De Joseph,berlin


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1646 La Sinte Famille Avec Encadrement,kassel


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1646 Le Lit A La Francaise


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1646 L Adoration Des Bergers, Munich


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1648 Detail Peintre Dans Son Atelier, Louvre


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1648 Les Pelerins D Emmaus, Louvre


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1652 Vieillard Assis Dans Un Fauteuil, Londres Ng


 Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1653 Le Christ Entre Deux Larrons, Louvre


Rembrandt (R. Harmenszoon van Rijn) - 1654 Jesus Chassant Les Vendeurs Du Temple, Moscou


Painter: Rembrandt. Harmenszoon van Rijn. 1606-1669. Part 7 - Links to Parts 1-6




NASA: Libya - Mediterranean Sea - Dust Storm in Libya - 03.04.13

Dust Storm in Libya
acquired March 30, 2013 download large image (4 MB, JPEG, 5000x6400)
acquired March 30, 2013 download GeoTIFF file (36 MB, TIFF)
acquired March 30, 2013 download Google Earth file (KMZ)
A dust storm blew out of Libya and across the Mediterranean Sea in late March 2013. Southwest of the coastal city of Banghazi (Benghazi), an especially thick dust plume spanned roughly 100 kilometers (60 miles), and the plume was thick enough to completely hide the ocean surface below.
The Moderate Resolution Imaging Spectroradiometer (MODIS) on NASA’s Terra satellite acquired this natural-color image of the dust storm on March 30, 2013. The dust plumes arose hundreds of kilometers inland, and dust stretched across the Mediterranean Sea toward southern Italy. (The extent of the dust storm can be seen in the high-resolution image.)
Dust storms count among the most frequent natural hazards in Libya. A relatively mild Mediterranean climate predominates along the coast, but vast sand seas sprawl over the interior landscape. Those sand seas provide plentiful material for dust storms, and hot, dry, dusty winds can last up to four days in the spring and fall. In this country where water is so scarce, development projects pull water from aquifers to be used for irrigation.
  1. References

  2. CIA World Factbook. (2013, March 26) Libya. Accessed April 1, 2013.
NASA image by Jeff Schmaltz, LANCE/EOSDIS MODIS Rapid Response. Caption by Michon Scott.
Instrument: 
Terra - MODIS


NASA: Libya - Mediterranean Sea - Dust Storm in Libya - 03.04.13





Music: David T Walker - Hallelujah. I love her so (With Joe Sample) - I Got Work To Do



video

Joe Sample and David T. Walker - Hallelujah, I Love Her So




video

David T. Walker - I Got Work To Do



Music: David T Walker - Hallelujah. I love her so (With Joe Sample) - I Got Work To Do 




Poesia: Antonio Machado - Guitarra del meson - La primavera besaba - Humedo esta. bajo el laurel - En medio de la plaza - Coplas mundanas - Links





GUITARRA DEL MESON

Guitarra del mesón que hoy suenas jota,
mañana petenera,
según quien llega y tañe
las empolvadas cuerdas.

Guitarra del mesón de las caminos,
no fuiste nunca, ni serás, poeta.

Tú eres alma que dice su armonía
solitaria a las almas pasajeras...

Y siempre que te acucha el caminante
sueña escuchar un aire de su tierra.



LA PRIMAVERA BESABA

La primavera besaba
suavemente la arboleda
y el verde nuevo brotaba
como una verde humareda.

Las nubes iban pasando
sobre el campo juvenil...
Yo vi en las hojas temblando
las frescas lluvias de abril.

Bajo ese almendro florido,
todo cargado de flor
-recordé-, yo he maldecido
mi juventud sin amor.

Hoy, en mitad de la vida.
me he parado a meditar...
¡Juventud nunca vivida,
quién te volviera a soñar!



HUMEDO ESTA, BAJO EL LAUREL

Húmedo está, bajo el laurel, el banco
de verdinosa piedra;
lavó la lluvia, sobre el muro blanco,
las empolvadas hojas de la hiedra.

Del viento del otoño el tibio aliento
los céspedes undula, y la alameda
conversa con el viento...
¡el viento de la tarde en la arboleda!

Mientras el sol en el ocaso esplende
que los racimos de la vid orea,
y el buen burgués, en su balcón, enciende
la estoica pipa en que el tabaco humea,

voy recordando versos juveniles...
¿Qué fue de aquel mi corazón sonoro?
¿Será cierto que os vais, sombras gentiles,
huyendo entre los árboles de oro?



EN MEDIO DE LA PLAZA

En medio de la plaza y sobre tosca piedra,
el agua brota y brota. En el cercano huerto
eleva, tras el muro ceñido por la hiedra,
alto ciprés la mancha de su ramaje yerto.

La tarde está cayendo frente a los caserones
de la ancha plaza, en sueños. Relucen las vidrieras
con ecos mortecinos de sol. En los balcones
hay formas que parecen confusas calaveras.

La calma es infinita en la desierta plaza,
donde pasea el alma su traza de alma en pena.
El agua brota y brota en la marmórea taza.
En todo el aire en sombra no más que el agua suena.






COPLAS MUNDANAS

Poeta ayer, hoy triste y pobre
filósofo trasnochado,
tengo en monedas de cobre
el oro de ayer cambiado.

Sin placer y sin fortuna,
pasó como una quimera
mi juventud, la primera...
la sola, no hay más que una:
la de dentro es la de fuera.

Pasó como un torbellino,
bohemia y aborrascada,
hasta de coplas y vino,
mi juventud bien amada.

Y hoy miro a las galerías
del recuerdo, para hacer
aleluyas de elegías
desconsoladas de ayer.

¡Adiós, lágrimas cantoras,
lágrimas que alegremente
brotabais, como en la fuente
las limpias aguas sonoras!

¡Buenas lágrimas vertidas
por un amor juvenil,
cual frescas lluvias caídas
sobre los campos de abril!

No canta ya el ruiseñor
de cierta noche serena;
sanamos del mal de amor
que sabe llorar sin pena.

Poeta ayer, hoy triste y pobre
filósofo trasnochado,
tengo en monedas de cobre
el oro de ayer cambiado.

Antonio Machado



Poesia: Antonio Machado - Guitarra del meson - La primavera besaba - Humedo esta. bajo el laurel - En medio de la plaza - Coplas mundanas - Links










 Machado el día de su boda