domingo, 21 de abril de 2013

Poesia: Anonimos de China - Poemas amorosos - Cómo ha pasado el tiempo - Escuché su nombre - Pena - Bañando caballos en un pozo de la Gran Muralla - Links




Cómo ha pasado el tiempo

Frente al jardín hay un árbol maravilloso,
sus verdes hojas brotan con lluvia de capullos.
Arranco una ramita y destruyo su esplendor
para enviársela al que amo.
El dulce perfume invade mi pecho,
el camino está lejos, nunca llegaré a él.
Esta cosa de la Naturaleza... ¿para qué enviarla?
Sólo porque me conmuevo al ver cómo ha pasado el tiempo
desde la despedida.



Escuché su nombre

Que las jóvenes canten y bailen,
su resplandor no me cautivará.
Tan hermoso era ese lirio.
Sólo escuché su nombre, no la conocí jamás.
Una canción
Hay en el norte una mujer encantadora,
incomparable, única.
Una mirada suya destruye la ciudad de un hombre,
una segunda mirada destruye el reino de un hombre.
¿No te gustaría conocer a una destructora de reinos y ciudades?
¡No encontrarás dos veces una belleza así!



Pena

Fina seda de Ch'i recién rasgada,
fresca, pura como la nieve seca,
la convierto en un bello abanico de amor.
Redondo como la Luna brillante,
para entrar y salir de tu manga
y agitarse en una suave brisa.
Pero siempre temo que cuando llegue el otoño
y los fríos vientos roben la llama y el ardor
sea arrojado al interior de una caja,
dulce amor mutilado a mitad de camino.



Bañando caballos en un pozo de la Gran Muralla

Verde, verde hierba de la ribera.
Madejas de añoranza por el camino lejano,
el largo camino que no tolero añorar.
Por la noche en mi cama lo veo en sueños,
sueño que lo veo a mi lado.
Bruscamente despierto en otra aldea,
otra aldea, los dos en sitios distantes.
Me agito y me doy vuelta, y ya no lo veo.
Las moreras marchitas conocen el viento de los cielos,
las aguas del océano conocen el frío de los cielos.
Entro en la casa, todos están ensimismados.
¿Quién quiere hablar por mí?
Un viajero llegó desde muy lejos
y me trajo una carpa enorme.

Llamo a mis hijos y cocino la carpa.
En su interior hay una carta de seda blanca.
Me arrodillo y la leo.
¿Qué dice la carta de seda blanca?
Arriba está escrito: “¡Trata de comer!”
Abajo dice: “¡Siempre te amaré!”





Poesia: Anonimos de China - Poemas amorosos - Cómo ha pasado el tiempo - Escuché su nombre - Pena - Bañando caballos en un pozo de la Gran Muralla - Links


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada