domingo, 1 de febrero de 2015

Filosofia: Leonardo Da Vinci - Aforismos - Parte 4 - La Ciencia (57 aforismos) - Links a mas Filosofia




La ciencia

           130.- Se llama ciencia al discurso mental que toma su origen en los
      primeros principios, más allá de los cuales nada puede hallarse que forme
      parte de ella. La geometría, por ejemplo, que estudia la cantidad
      continua, empezando por la superficie de los cuerpos, viene a tener su
      origen en la línea, término de esas superficies; pero con esto no quedamos
      satisfechos, porque sabemos que la línea termina en el punto, y que el
      punto es la cosa más pequeña que podemos concebir.
           131.- Luego el punto es el primer principio de la geometría, y no hay
      nada en la naturaleza ni en la mente humana que pueda dar principio al
      punto. Porque si dijeras que en el contacto establecido sobre una
      superficie por la agudeza última de la punta de un punzón se halla la
      creación del punto, esto no sería verdad, sino que diríamos que tal
      contacto es una superficie que circunda un centro, y que en ese centro
      reside el punto.
           132.- Llamaremos mecánico al conocimiento engendrado por la
      experiencia, científico al que empieza y termina en el espíritu, y, en
      fin, semimecánico al que nace de la ciencia y termina en operación manual.
           133.- Pero vanas y llenas de errores me parecen aquellas ciencias que
      no nacen de la experiencia, madre de toda certidumbre, ni terminan en una
      noción experimental; es decir, tales que, ni su origen ni su medio, ni su
      fin pasan por ninguno de los cinco sentidos.
           134.- Si dudamos de cada cosa que pasa por los sentidos, cuánto más
      debemos dudar de las cosas rebeldes a esos sentidos, como la esencia de
      Dios, la del alma y otras cuestiones similares, sobre las cuales siempre
      se discute y disiente. Y sucede en verdad que, donde falta el
      razonamiento, se le suple con palabrerío, cosa que no ocurre cuando se
      trata de cosas ciertas. Diremos, pues, que donde hay ruidosas discusiones
      no hay verdadera ciencia, porque la Verdad tiene un solo término, el cual
      una vez hallado y hecho público, el litigio queda destruido para siempre
      y, si resurge, es porque sólo hay ciencia mentirosa y confusa y no
      certidumbre nata.
           135.- Pero las verdaderas ciencias son las que la experiencia ha
      hecho penetrar por los sentidos imponiendo silencio a los argumentadores y
      no nutriendo de sueños a sus investigadores; las que, sobre los primeros
      principios conocidos, proceden sucesivamente y con verdadera ilación hasta
      el fin, como se ve en los elementos de las matemáticas, o sea en el número
      y la medida (en la aritmética y la geometría), que tratan con suma verdad
      de la cantidad continua y de la discontinua.
           136.- Estudia primero la ciencia y sigue después la práctica, nacida
      de la ciencia.
           137.- El que se enamora de la práctica sin ciencia, es como el marino
      que sube al navío sin timón ni brújula, sin saber con certeza hacia dónde
      va.
           138.- La práctica debe siempre ser edificada sobre la buena teoría.
           139.- Acuérdate, cuando estudies el agua, de alegar primero la
      experiencia y después la razón. (A sí mismo.)
           140.- Si tú dices que las ciencias reconocidas verdaderas son de
      especie mecánica, por cuanto no pueden llevarse a fin de otro modo que
      manualmente, yo diré lo mismo de todas las artes que aplica el escultor,
      las cuales son de la especie del dibujo, que es sólo una parte de la
      pintura; pero también la astronomía y otras ciencias pasan por las
      operaciones manuales, aunque empiezan por ser mentales, como lo es la
      pintura, la cual reside primero en la mente del artista, pero no puede
      llegar a su perfección sin la operación manual.
           141.- Huye de los preceptos de los especuladores cuyas razones no
      están confirmadas por la experiencia.
           142.- Todo nuestro conocimiento nos viene de las sensaciones.
           143.- Muchos creerán razonablemente poderme censurar, alegando que
      mis pruebas van contra la autoridad de ciertos hombres, dignos de gran
      reverencia para su juicio inexperto, sin considerar que ellas vienen de la
      simple y mera experiencia, que es la verdadera maestra.
           144.- Quien discute alegando la autoridad, no aplica el ingenio, sino
      más bien la memoria.
           145.- Comer con desgana convierte el alimento en repulsivo manjar.
      Así, el estudio sin voluntad malogra la memoria, que no retiene entonces
      nada de lo que toma.
           146.- Como el hierro, por falta de ejercicio, se cubre de herrumbre,
      y el agua se corrompe o se hiela por la misma causa, así el ingenio, sin
      ejercicio, se deteriora.
           147.- Sabemos con certeza que la vista es uno de los más rápidos
      sentidos y que ella ve en un instante infinitas formas; sin embargo, sólo
      puede comprender una cosa por vez. Pongamos por caso que tú, lector,
      abraces de una oleada esta página escrita. Reconocerás de inmediato que
      está llena de variadas letras, pero no distinguirás en tan breve tiempo
      qué letras son, ni lo que ellas signifiquen. Te será, pues, necesario ir
      tomando nota de esas letras, palabra por palabra y renglón por renglón.
      Del mismo modo, si quieres subir a lo alto de un edificio has de subir
      escalón por escalón, y sólo así llegarás a su cumbre.
           148.- Digo, pues, que si Natura te endereza a este arte (la pintura),
      y si quieres lograr el verdadero conocimiento de la forma de las cosas,
      comenzarás por sus particularidades, y no pasarás a la segunda sin tener
      bien, en la memoria y en la práctica, la primera; si tal no haces,
      disiparás tu tiempo, y alargarás mucho el estudio. Recuerda que hay que
      aprender primero la diligencia, y después la presteza.
           149.- Antes de avanzar en una investigación haré alguna experiencia,
      pues mi intención es alegar, ante todo, la experiencia, y demostrar luego,
      con el razonamiento, por qué tal experiencia ha de operar de tal modo.
           150.- Y ésta es la regla verdadera, según la cual han de proceder los
      observadores de los efectos naturales. Por más que la naturaleza empiece
      por la razón y termine en la experiencia, nosotros debemos seguir la
      marcha contraria; es decir, empezar, como lo expresé antes, por la
      experiencia, y con ella investigar la razón.
           151.- Lo que es divisible de hecho, lo es también en potencia; pero
      no todas las cantidades divisibles en potencia lo son también de hecho.
           152.- Estas reglas (del método experimental) te permitirán distinguir
      lo verdadero de lo falso. Ellas inducen a los hombres tan sólo a
      prometerse cosas posibles y moderadas. Ellas te librarán del velo de la
      ignorancia, la cual, impidiéndote comprobar el efecto (que buscas), sería
      para ti causa de desesperación y melancolía.
           153.- ¿Qué es la fuerza? Digo que es una virtud espiritual, una
      potencia invisible; la cual, por una violencia accidental externa, es
      consecuencia del movimiento, se halla infundida en los cuerpos y los saca
      de su estado natural de reposo, comunicándoles una vida activa de
      maravillosa potencia.
           154.- ¿Qué es la fuerza? Digo que es una potencia espiritual,
      incorpórea, invisible, la cual, con breve vida, se manifiesta en los
      cuerpos que, por una accidental violencia, se encuentran fuera de su
      estado de reposo natural.
           155.- Toda acción hade ejercerse por movimiento.
           156.- El movimiento es causa de toda vida.
           157.- La gravedad, la fuerza y el movimiento accidental, junto con la
      percusión, son las cuatro potencias accidentales por las cuales todas las
      obras visibles de los mortales tienen su ser y su fin.
           158.- Ningún objeto inanimado se mueve por sí mismo. Su movimiento le
      viene de otros.
           159.- Todo movimiento natural y continuo desea conservar su curso,
      por la línea de su principio.
           160.- Todo movimiento tiende a mantenerse; en otras palabras: todo
      cuerpo, una vez puesto en movimiento, seguirá moviéndose, en cuanto la
      impresión de la potencia de su motor se conserve en él.
           161.- Cada uno mantiene violentame nte su existencia.
           162.- Si fuera posible abrir en la esfera de la Tierra como un pozo
      que, pasando por su centro, fuera de una a otra superficie, un cuerpo
      pesado que se dejara caer en dicho pozo no podría detenerse en el centro,
      sino que su ímpetu, durante años y años se lo impediría.
           163.- El ímpetu es una potencia nacida del movimiento, y transmitida
      del motor al móvil, el cual móvil estará en movimiento mientras el ímpetu
      dure.
           164.- El ímpetu es la impresión del movimiento transmitido del motor
      al móvil.
           165.- Toda impresión tiende a perpetuarse, es decir, desea
permanecer.
           166.- Que toda impresión desea permanecer se comprueba por la
      impresión que hace el sol en los ojos de quien lo mira, y en la impresión
      que hace el badajo golpeando la campana.
           167.- Ninguna investigación humana puede llamarse verdadera ciencia
      si no pasa por la demostración matemática.
           168.- Si tú dices que las ciencias que empiezan y terminan en la
      mente son verdaderas, ello no puede concederse, sino, antes bien, negarse,
      por muchas razones, y ante todo porque en tales discursos mentales no
      interviene la experiencia, sin la cual no existe ninguna certeza.
           169.- Equivocadamente se lamentan los hombres de la experiencia,
      acusándola con suma acritud de ser falaz. Pero dejad en paz a la
      experiencia y dirigid tales lamentaciones contra vuestra ignorancia, que
      os extravía con vanos y necios deseos, hasta prometeros de la experiencia
      cosas que no están en su poder. Así tachan, pues, los hombres de falaz a
      la inocente experiencia achacándole, sin razón, mentirosas demostraciones.
           170.- La experiencia no engaña jamás. Sólo engañan vuestros juicios
      cuando de ella se prometen efectos que no pueden hallar su causa en
      nuestras experiencias. Porque, dado un principio, es necesario que cuanto
      de él se deduzca sea verdadera consecuencia de tal principio, a menos que
      exista impedimento; y si lo hay, el efecto que debía derivarse de dicho
      principio participará tanto más o tanto menos del impedimento, cuando éste
      supere a dicho principio o sea menos potente que él.
           171.- Ninguna certeza existe allí donde no puede aplicarse alguna de
      las ciencias matemáticas o de las que están unidas con ellas.
           172.- Todo cuerpo que se nutre, muere y renace continuamente. Porque
      el alimento sólo puede entrar a aquellos lugares donde el alimento
      anterior ha sido consumido, y donde no habría más vida si tú no
      reemplazaras con igual cantidad el alimento desaparecido. Pero si
      devuelves al cuerpo lo que ha consumido día a día, renacerá tanta vida
      cuanta se haya consumido; a semejanza de la luz de las candelas, nutrida
      por el sebo derretido que va continuamente restaurado, con veloz ayuda, el
      que la llama consume; hasta que su esplendor se convierte en negro humo, y
      la luz muere apenas cesa el movimiento ascendente del humor que la nutre.
           173.- El calor es causa del movimiento de lo húmedo; y el frío, de su
      inmovilidad; así se observa en la región fría del aire, que detiene las
      nubes.
           174.- Donde hay vida hay calor; donde hay calor vital hay movimiento
      de humores.
           175.- La ciencia instrumental o de las máquinas, es nobilísima, y
      útil más que todas las otras; por su mediación todos los cuerpos animados,
      capaces de movimiento, realizan sus operaciones. Esos movimientos nacen
      del centro de gravedad colocado entre pesos desiguales, y estos cuerpos
      poseen pobreza o riqueza de músculos y palancas y contrapalancas.
           176.- La mecánica es el paraíso de las ciencias matemáticas, porque
      con ella se alcanza el fruto matemático.
           177.- Cada instrumento (o medio) debe adaptarse a la experiencia.
           178.- No es censurable mostrar, dentro del proceso ordenado de una
      ciencia, alguna regla general, inferida de una conclusión anterior.
           179.- Entre los estudios de las causas y razones naturales, el de la
      luz es el que más deleita a los observadores. Entre las grandes cualidades
      de las matemáticas, la certeza de las demostraciones es la que más eleva e
      ilustra el ingenio de los investigadores.
           180.- La perspectiva, por consiguiente, debe ocupar el primer puesto
      entre todos los discursos y disciplinas humanas. En su dominio, la línea
      luminosa se combina con las variedades de la demostración y se adorna
      gloriosamente con las flores de la matemática, y más aún de la física. Sus
      resultados pueden detallarse analíticamente; pero me propongo encerrarlos
      en breves conclusiones, entretejiendo, según la modalidad de la materia
      tratada, demostraciones naturales y matemáticas, y deduciendo a veces los
      efectos de las causas, y otras veces las causas de los efectos.
           181.- Aunque el tiempo se cuenta entre las cantidades continuas,
      siendo él invisible e incorpóreo, no cae bajo el dominio de la geometría,
      la cual divide los cuerpos en figuras y sólidos de infinita variedad, como
      se ve que ocurre constantemente en las cosas visibles y corpóreas; sólo
      coincide con ella en los primeros principios, a saber: el punto y la
      línea. El punto, en el tiempo, se traduce por el instante; y la línea se
      asemeja a un intervalo de tiempo; y así como los puntos son principio y
      fin de dicha línea, los instantes son término y principio de cualquier
      intervalo de tiempo dado; y si la línea es divisible al infinito, el
      intervalo de tiempo tampoco repugna a tal división; y si las partes en que
      se ha dividido la línea son proporcionales entre sí, también serán entre
      sí proporcionales las partes del tiempo.
           182.- Antes de sacar de un caso aislado una regla general,
      experiméntalo dos o tres veces, observando si las experiencias producen
      los mismos efectos.
           183.- Si se dejan caer simultáneamente varios cuerpos de igual peso y
      forma, los excedentes de sus intervalos serán iguales entre sí.
           184.- La precedente ley del movimiento debe comprobarse con la
      siguiente experiencia, a saber: Tómense dos castañas de igual peso y forma
      y déjeselas caer de una gran altura, de modo que, al iniciarse su caída,
      se toquen mutuamente; y observe el experimentador desde el suelo, si ellas
      se mantienen en contacto, o no, durante su caída. Y hágase esta
      experiencia varias veces para que ningún accidente impida o falsee la
      prueba, evitando así que, siendo falsa la experiencia, pueda ella engañar
      al observador.
           185.- No hay parte alguna de la astrología que no dependa de las
      líneas visuales y de la perspectiva, hija de la pintura -ya que es el
      pintor quien, por necesidad de su arte, ha creado dicha perspectiva-, en
      cuyas líneas se incluyen todas las varias formas de los cuerpos generados
      por la naturaleza y sin las cuales el arte del geómetra no existiría. Y si
      el geómetra reduce toda superficie circunscrita por líneas, a la figura
      del cuadrado, y todo cuerpo a la figura del cubo; y si la aritmética hace
      lo mismo con sus raíces cúbicas y cuadradas, estas dos ciencias sólo
      atienden a la noción de cantidad, continua o discontinua, pero de la
      calidad no se ocupan, la cual es belleza de las obras de la naturaleza y
      ornamento del mundo.
           186.- Algunos comentadores censuran a los antiguos inventores de
      quienes nacieron las gramáticas y las ciencias, y se proclaman paladines
      contra los inventores de pasadas épocas; y porque no han logrado ser
      inventores ellos mismos, por pereza y porque juzgan más cómodo recurrir a
      los libros, procuran constantemente criticar con falsos argumentos a sus
      maestros.
           187.- El buen juicio nace de la buena inteligencia y la buena
      inteligencia deriva de la razón, sacada de las buenas reglas; y las buenas
      reglas son hijas de la buena experiencia: madre común de todas las
      ciencias y las artes.


Links Filosofía

Abü Nasr Muhammad Al-Farabi (872-950)

Anaxágoras de Clazomene

Avicena, ibn Siná

Cioran
Genealogía Del Fanatismo
Desgarradura
El Inconveniente De Haber Nacido
Breviario de podredumbre
Pensamiento

Demócrito de Abdera

Emile Chartier (Alain)

Fernand Braudel

Francis Bacon

Friedrich Engels

Friedrich Nietzsche

George Berkeley

Georges Bataille

Giorgio Agamben

Gaston Bachelard

Giles Deleuze – Felix Guattari

Hannah Arendt

Jean Rostand

Jürgen Habermas

Lao Tse

Leonardo Da Vinci

Mario Bunge

Michel Foucault

Noam Chomsky

Oswald Spengler

René Descartes

Roland Barthes

Theodor W. Adorno














Filosofia: Leonardo Da Vinci - Aforismos - Parte 4 - La Ciencia (57 aforismos) - Links a mas Filosofia






You have an alphabetical guide in the foot of the page in the blog: solitary dog sculptor
In the blog: Solitary Dog Sculptor I, the alphabetical guide is on the right side of the page
Thanks

Usted tiene una guía alfabética al pie de la página en el blog: solitary dog sculptor
En el blog: Solitary Dog Sculptor I, la guia alfabética está en el costado derecho de la página
Gracias


Ricardo M Marcenaro - Facebook

Blogs in operation of The Solitary Dog:
solitary dog sculptor:
http://byricardomarcenaro.blogspot.com
Solitary Dog Sculptor I:
http://byricardomarcenaroi.blogspot.com

Para:
comunicarse conmigo,
enviar materiales para publicar,
propuestas comerciales:
marcenaroescultor@gmail.com
For:
contact me,
submit materials for publication,
commercial proposals:
marcenaroescultor@gmail.com


My blogs are an open house to all cultures, religions and countries. Be a follower if you like it, with this action you are building a new culture of tolerance, open mind and heart for peace, love and human respect.

Thanks :)

Mis blogs son una casa abierta a todas las culturas, religiones y países. Se un seguidor si quieres, con esta acción usted está construyendo una nueva cultura de la tolerancia, la mente y el corazón abiertos para la paz, el amor y el respeto humano.

Gracias :)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada